2.jpg

¿Cómo evitar este error tan típico a la hora de hacer un huevo frito?

El error que cometes siempre cuando fríes los huevos

A la hora de prepararlo, debes tener muy en cuenta la temperatura del aceite para no llevarte un gran susto. Y es que los huevos también pueden ser peligrosos. Nunca hay que echar un huevo a la sartén si lo acabas de sacar de la nevera con el aceite muy caliente. De hacerlo, puedes provocar que el aceite salte con fuerza y provoque importantes quemaduras. 

Hay un truco muy bueno para evitar además que salte el aceite cuando eches el huevo a la sartén. Y es añadir una pizca de harina al aceite ya caliente justo antes de echar el huevo a la sartén. De esta manera evitamos que pueda saltarnos a la cara o a nuestro cuerpo.

Por último, recuerda que los huevos pueden permanecer refrigerados de tres a cinco semanas a partir del día que fueron colocados en la nevera. Pero si tienes dudas antes de comerte el huevo de si está bueno o no, también hay un truco muy sencillo para comprobarlo. Echa agua en un vaso o una taza e introduce el huevo antes de cocinarlo. Si el huevo flota está malo, pero sí se queda en el fondo estará bueno y te lo podrás comer sin ningún problema. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *